Russell Westbrook, autor de 46 puntos que no impidieron la eliminación contra los Jazz, perdió los nervios camino de los vestuarios y golpeó a un aficionado que parecía que le iba a tomar una foto con su teléfono. «No me enfrento a los fans, son ellos los que se enfrentan conmigo. Aquí en Utah hay mucha falta de respeto, se dicen muchas cosas vulgares a los jugadores, sobre tu familia e incluso sobre tus hijos. Es una desconsideración al juego y es necesario tomar medidas. Estoy cansado de que salgamos fuera y que los aficionados puedan decir lo que les venga en gana. Si estuvieran en la calle no se atreverían a decirme algo así porque no se lo permitiría».

 

Westbrook ya tuvo un primer incidente con un aficionado que le increpaba cuando se dirigía al vestuario en el descanso del partido. En esta ocasión, el jugador le respondió a gritos e intimidó al espectador, que se volvió a su sitio.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here