Quien la haga, la pagará. Y con dureza, más que hasta ahora. Es lo que la Dirección de Carrera del Mundial de MotoGP ha advertido a los pilotos tras la reunión de la Comisión de Seguridad celebrada en la tarde del viernes en el circuito de Austin, Texas, donde este fin de semana se disputa el GP de las Américas. Se pretende así evitar en la medida de lo posible que se repitan acciones como la protagonizada por Marc Márquez y Valentino Rossi en el reciente GP de Argentina y que hizo subir muchos enteros la tensión fuera de la pista… y puede que también dentro de ella.

Así que los responsables deportivos del campeonato han sido taxativos al respecto, anunciando sanciones más severas para aquellos pilotos que realicen acciones que puedan considerarse irresponsables y pongan en riesgo a otros rivales. Así lo han confirmado algunos de los mundialistas que asistieron a la reunión de la Comisión de Seguridad, como Álex Rins, Maverick Viñales o Pol Espargaró. Se analizará cada situación de forma individual y en el caso de producirse alguna maniobra que resulte antideportiva se castigará con mayor rigor que hasta el momento, incluyendo la posible exclusión de un gran premio si fuera necesario.

Márquez y Rossi también participaron en esta reunión aunque que prefirieron no pronunciarse con claridad al respecto tras su conclusión. Desde Italia sí que apuntan que se produjo un nuevo enfrentamiento verbal entre ambos, en este caso directo, ante la supuesta insistencia de Rossi sobre la peligrosidad del pilotaje de Márquez en Argentina. Al parecer, el catalán quiso zanjar al asunto y le recriminó al italiano que no era nadie para dar lecciones morales al respecto (“Hemos aprendido de ti”, aseguran que le dijo), a lo que el interpelado respondió con contundencia: “Yo he tirado a cuatro pilotos en veinte años, tú a cinco en una carrera”. La cosa no parece que vaya a quedar así…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here