Dos tipos cuya tasación redondea los 200 millones de euros. Dos estrellas en eclipse parcial o, según quien los mire, total. Benzema y Bale en Múnich, sentados en el banquillo. No en cualquier sitio, sino en la semifinal de Champions que todo el planeta fútbol quiso ver por televisión. Allí estaba la foto, diríamos insólita, de dos futbolistas llamados a ser cracks y que a Zidane no le valían para plantarle cara al Bayern. Eligió a Isco, incluso a Asensio, antes que a dos jugadores con sello de patrimonio del florentinismo. Zizou, al que no ovaciono gratuitamente, tuvo oeufs franceses para elaborar el once titular. Y le salió bien, nadie le puede reprender por sentar a semejantes valores de elite de la plantilla, ni siquiera el presidente por más que no le gustara la maniobra táctica.

No sé si lo de Zidane fue un desafío, un gesto de autoridad o un desvarío que pudo costarle la cabeza de manera fulminante. Pero allí estaban, codo con codo, juntitos, de espectadores de lujo, de segundones si me permiten decirlo, Bale y Benzema, probablemente aceptando que su sitio ya no está en el Real Madrid salvo que el escenario global del club dé un vuelco de vértigo. El delantero francés masculla que su padrino ya no le va a poder salvar este fin de temporada; el jugador galés tiene media estocada en la dignidad, basta con mirarle a la cara, pues él vino al equipo blanco para jugar partidos como el de Alemania. Dijo después Zidane que aún había temporada por delante… Sí, claro, amigo Zizou, pero dígale usted a Bale que ahora meta el turbo contra el Leganés porque es su partido.

Benzema y Bale parece que han caducado. El primero tras muchas temporadas en entredicho por parte de un sector de la afición; el segundo porque es un Fórmula uno que anda a tirones, sin terminar de recoger lo que se le pidió: sea usted el relevo de Cristiano. Pues no. ¿Hacia dónde va el Madrid, o sea Florentino? Hacia una renovación necesaria del glamour deportivo de la plantilla. Salvo que las apreturas de caja lo impidan (hay quien las considera más serias de lo que aparentan) ha llegado la hora de meter caña y hacer mucho ruido. La orden es traer a dos futbolistas de primera línea, de calidad mundial, mediáticos, carismáticos, con buen recorrido paralelo a jóvenes figuras locales muy bien acopladas como Isco, Asensio, Lucas Vázquez… Es la hora de Lewandowski, Salah, Kane o lo que vendría a ser el gran bombazo en la figura de Neymar. Menos probable, no vayamos a engañarnos.

Por lo que se mueve en la trastienda aún no hay nada cerrado para este verano, en el que por cierto se jugará un Mundial que dictará el escalafón del fútbol. Pero la estrategia sí está dictada desde el despacho oval del Bernabéu, con orden directa de escarbar y traer a dos estrellas rutilantes del fútbol europeo. No se engañen con fichajes del otro lado del charco, el presidente quiere vestir de blanco a figurones de los que revientan estadios, ganan títulos, suben el caché del equipo en los amistosos y venden camisetas (esto tampoco es tan necesario como se dice). Y aquí el círculo se cierra con un Lewandowski loco por venir al Madrid (30 años cumplirá en agosto) guiado por Kroos; o un Salah que huele a Balón de Oro a no mucho tardar y que arrasaría en zonas de sensible negocio para el Madrid; y por supuesto nunca olviden a Keane, un hombre-gol que sería el recambio directo de Benzema.

Esta es la lectura estratégica de la foto de Múnich, la que sentenció a Bale y Benzema con su cara de amarga resignación en el banquillo. Zidane lo vio claro, aunque fuera duro: ustedes no me valen para jugar contra el Bayern. Entonces…

2 Comentarios

  1. Desde luego si fichan todo eso tendrán que tener un buen dinero ahorrado. El equipo necesita renovarse, eso está claro

  2. […] Con el comunicado oficial de su representante, se presenta de nuevo la posibilidad de que el delantero polaco recale en el Real Madrid. Las intenciones de Florentino Pérez, máximo mandatario del club de Chamartín, para la próxima temporada son fichar a futbolistas de calidad mundial y la consecución, en paralelo, de jóvenes figuras nacionales, tales como Isco, Asensio o Lucas Vázquez. Lewandowski podría ser uno de esos jugadores de primera línea con los que sueña Florentino para r… […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here