Garbiñe comienza a recuperar el terreno perdido a principio de temporada después de quedar eliminada prematuramente en el Open de Australia, Indian Wells y Miami. La hispanovenezolana protagonizó una gran batalla tenística ante Timea Babos en la final del Abierto de Monterrey, y tras perder el primer set, Garbiñe tiró de casta y ganó los dos siguientes para alzar el título en dos horas y veinte minutos de partido.

 


 

Babos demostró nivel como para esperar de ella grandes cosas a corto y medio plazo. Gracias a los errores no forzados de Muguruza en el primer set, la húngara se adjudicó la primera manga en apenas 45 minutos con un parcial de 6-3. Garbiñe reaccionó en el segundo set y empezó a sentirse cómoda sobre la pista. Defendió su servicio y atacó a Babos con un juego mucho más agresivo. Muguruza eligió la vía rápida y se aferró al primer punto de set que tuvo para llevarse el segundo parcial por 6-4. En el tercero, Garbiñe consagró su evolución durante el segundo set y, a pesar de lo difícil que se lo puso Babos, la tenista nacida en Caracas pudo empezar a resarcirse levantando el trofeo hacia el cielo de Monterrey.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here