La Federación Española de fútbol y la Policía Nacional tienen constancia de la venta fraudulenta de localidades para la final de Copa del Rey, que disputarán Sevilla y Barcelona el próximo 21 de abril en el Wanda Metropolitano. Las entradas obran en poder del organismo federativo y de los cuerpos de seguridad, a través de denuncias de particulares que han sido víctimas de la estafa, buscando ingenuamente reventa a cualquier precio a través de internet y recibiendo unos billetes que en absolutamente nada se parecen a las entradas oficiales, pero los delincuentes consiguen engañar a los compradores que ignoran por completo las características de los boletos que emite la Federación.

La Federación Española no se siente sorprendida por este fraude que resulta desgraciadamente habitual en los grandes eventos deportivos y tampoco dispone de medios del todo efectivos para evitarlo, pues los estafadores circulan por internet con bastante impunidad. Sin embargo, lo que ha llamado la atención es la “chapucera” creatividad de las entradas falsificadas, pues no se parecen absolutamente en nada a las legales. De tal modo, se sospecha en algunos casos que la venta se habría producido primero en contacto a través de internet y posteriormente por coacción en el momento del pago directo. No se explica que los estafadores consigan colocar entre los aficionados billetes de tan ínfima calidad de elaboración.

Según fuentes consultadas. Las entradas estarían fabricadas a partir de copia de moldes de las vendidas en el partido España-Argentina en el Wanda, por lo que las referencias de ubicación son correctas dentro del estadio. Sin embargo, las ilustraciones de la Copa de España, los patrocinadores, los escudos, los colores de los equipos participantes, etc son realmente “un disparate”, según los expertos federativos.

Con todo, ante la denuncia de aficionados que han aflojado su bolsillo llegando a pagar 200 euros por entradas cuyo precio simulado era de 110 euros, la Federación y las Fuerzas de Seguridad entienden que en las puertas del Wanda se presentarán situaciones complicadas con público con entradas falsificadas. No hay posibilidad de calcular cuál es el número de aficionados que en su ansiedad por asistir a la final de Copa o por cumplir con compromisos han caído en la trampa de comprar a los delincuentes a través de internet.

La Federación española espera que a medida que se acerca la final, quienes hayan comprado entradas falsificadas reparen en ello por comparación con las oficiales que ya han salido a la venta. De este modo se evitaría que acudieran al estadio, tomando las medidas que consideren oportunas, normalmente presentando denuncia en comisaría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here