El Barcelona se despidió de forma prematura de la Liga de Campeones de balonmano después de no poder remontar en octavos de final los tres goles de renta con los que llegaba el Montpellier al Palau. El Barça sólo pudo ganar por dos (30-28) después de desperdiciar los seis goles de ventaja que tuvo a falta de 11 minutos (26-20).

El comienzo del Barcelona fue desalentador, sin contundencia en defensa e incapaz de atacar con claridad ante un Montpellier muy cómodo, que controló el partido hasta mediado el segundo tiempo. Fue ahí cuando un inspirado Pérez de Vargas y una mayor intensidad defensiva ahogaron durante varios minutos el ataque francés, hasta situar la ventaja azulgrana en esos mencionados seis goles cuando restaban 11 minutos para el final.

Supieron reaccionar los franceses, que aprovecharon dos situaciones de superioridad para volver a meterse en el partido y reducir la ventaja azulgrana a un gol a falta de cuatro minutos.

Lo siguió intentando el Barcelona hasta el final, pero no perdió el control de la situación el Montpellier, que elimina por primera vez a los catalanes en una eliminatoria europea.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here