Fue bonito mientras duró, pero Zverev sacó su mejor tenis para dejar sin final en Miami a Pablo Carreño. Miembro prometedor de la generación del 97, el alemán  se repuso al buen comienzo del partido que había planteado el gijonés. Quizá a Carreño le falte todavía ese salto físico para poder protagonizar remontadas agónicas, de esas a las que nos tiene acostumbrados su compatriota Rafa Nadal, pero está en el camino de poder hacer cosas grandes en el circuito. De Miami saldrá como duodécimo en el ranking. Zverev, cuarto, se jugará el título y el tercer puesto este domingo (19:00, Movistar Deportes 2 ante otro cañonero, John Isner.

 


El primer set, muy igualado (56 minutos) apenas duró unos cuantos minutos en el segundo. Una doble falta de Carreño y una derecha contra la red propició le regaló el break a Zverev y le puso el partido en bandeja. Pablo, tocado físicamente por la exigencia de su partido de cuartos, se agarró a la pista como pudo, pero Zverev se hacía cada vez más grande con su revés a dos manos. La inercia del alemán terminó hundiendo a Carreño que entregó la segunda manga por 6-2. Zverev se cruzará ahora en la final con Isner en un duelo donde será difícil ver la pelota. La fuerza y el espectáculo, estarán servidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here