Los campeones individuales de Roland Garros ganarán este año 2,2 millones de euros, 100.000 más que en 2007, según anunció  el director del torneo, el extenista Guy Forget. El porcentaje total de premios se incrementa alrededor de un 10%, pasando de los 36 millones del pasado año a los 39,2 del actual.

Forget explicó que también aumentarán los ingresos para los jugadores que caigan en primera ronda, que se embolsarán 40.000 euros, 5.000 más que en la anterior edición. Esta asignación fija, común a los Grand Slam, ha generado polémica en los últimos años porque son bastantes los casos de tenistas que se presentan en la primera ronda pese a estar lesionados.

A pesar de los aumentos consignados, Roland Garros sigue siendo el Grand Slam que reparte menos premios a los tenistas, después de que el Abierto de Australia subiera su dotación un 10%, lo que supone que los últimos campeones, Roger Federer y Caroline Wozniacki, ingresaron cada uno 2,5 millones de euros.

El US Open es el torneo mejor pagado del circuito. Rafa Nadal y Sloane Stephens se fueron con un cheque de tres millones de euros por ganarlo; a Federer y Garbiñe Muguruza, vencedores en Wimbledon, les correspondieron 2,51 millones.

Las cifras son mareantes si se comparan con las que se cobraban cincuenta años atrás: en 1968, Rod Laver, campeón en Wimbledon, ingresó 2.000 euros, mientras Billie Jean King, ganadora en categoría femenina, se llevó poco más de 500.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here