Ya no está Honda al fondo del box. Ahora está Renault y los franceses funcionan en su propia estructura y en los equipos a los que motorizan, léase Red Bull con el mejor tiempo de toda la pretemporada en las entrañas del coche de Daniel Ricciardo. Así, McLaren está expuesto y lo que se está viviendo en los test en el circuito de Barcelona no deja en buen lugar a la escudería de Woking. De los seis días de entrenamientos en Montmeló, el MCL33 ha podido completar uno entre piezas defectuosas, caídas eléctricas, fugas de combustible y un problema constante de sobreexposición térmica del motor que apunta directamente al diseño del coche.

La rotura del motor de Alonso este miércoles disparó al gabinete de comunicación de la escudería británica en busca de explicaciones, excusas más bien que se van amontonando en la mesa del despacho. Por ello salió Éric Boullier a intentar ordenar el desbarajuste de la pretemporada. «Son solo test, es así. Se rompió el coche y tenemos algunas cosas que hay que solucionar, pero son solo test», acertó a decir el jefe de carreras.

Más tarde llegaron las explicaciones, excusas, que hasta ahora no se habían dado y que eran temidas por todo el paddock. Boullier no habló de piezas defectuosas ni fallos eléctricos ni cuestiones subsanables, sino que se refirió directamente a la nueva alianza con Renault. «Tenemos un nuevo socio que es Renault y un paquete completamente nuevo para el coche. Dadnos tiempo. Todo está bien”, imploró el jefe antes de volver a insistir en que el sobrecalentamiento constante del monoplaza no responde a un diseño erróneo: «Hay un ajuste y estamos tratando de sacar lo mejor del coche y que su configuración entregue lo máximo», insistió.

El caso es que el citado sobrecalentamiento podría estar relacionado con el acoplamiento de la unidad de potencia de Renault al chasis de McLaren. Para hacerlo se tuvo que reajustar toda la parte trasera debido a las notables diferencias con el motor Honda y la realidad es que el coche no ha funcionado como debería. De hecho, existía la pretensión en McLaren de, al menos, poder completar 100 vueltas diarias para ir calibrando el MCL33 y hasta ahora se han conseguido 305… en seis días.

Mientras, a sólo 18 días de que comience el Mundial en Australia, McLaren se llena de excusas y, como en los viejos tiempos de Honda, ya avisa de que va a ser complicado llegar con garantías a esa primera cita. «Estamos intentando trazar un plan y cada vez que perdemos tiempo tenemos que revisar ese plan… Así que hay cosas que ni siquiera probaremos«. Palabra de Boullier. Preocupación en McLaren.

Pretemporada F1. Tiempos sexta sesión
Pretemporada F1. Tiempos sexta sesión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here