Kobe Bryant, seis veces campeón de la NBA, fue uno de los protagonistas de la noche de los Oscar al recibir de manos de Mark Hamill (Luke Skywalker) la estatuilla al Mejor Corto de Animación por Dear Basketball (Querido Baloncesto), un film de cinco minutos basado en su amor por el deporte que escribió en 2015, un año antes de poner fin a dos décadas de carrera profesional, siempre con la camiseta de Los Angeles Lakers.

Dear Basketball. Cartel de la película.
Dear Basketball. Cartel de la película.

«Como jugadores de baloncesto se supone que debemos callar y driblar. Pero estoy contento de que hagamos un poco más que eso. Gracias a la Academia por este maravilloso honor». Con estas palabras de agradecimiento, Kobe (39 años) hizo referencia a los comentarios hechos por Laura Ingraham, presentadora de Fox News, que había criticado a Kevin Durant y LeBron James por manifestar su oposición al presidente Donald Trump. «Deberían guardarse los comentarios políticos para sí mismos o, como alguien dijo una vez, callarse y driblar», dijo la periodista.

Dear Basketball, dirigido por el prestigioso animador de Disney Glen Keane (La Bella y la Bestia, Enredados, Tarzán, Pocahontas…), está basado en una carta que Kobe Bryant publicó para anunciar su inminente retirada en The Players’ Tribune, una página web que recoge las opiniones de los deportistas profesionales sin mediación de periodistas, y que Gerard Piqué está intentando implantar en el mundo del fútbol.

Las reacciones del mundo del baloncesto por el premio y las palabras de Kobe Bryant no se hicieron esperar. Por algo, es uno de los mitos vivientes de este deporte (máximo anotador en la historia de los Lakers y tercero en la NBA, con 33.643 puntos). Magic Johson, Bill Russell o Shaquille O’Neal felicitaron a Kobe, que estaba pletórico: «Si soy honesto tengo que reconocer que me siento mejor que al ganar un campeonato, se lo juro».  

 

 

«Cuando le decía a la gente que quería escribir y contar historia después de retirarme, me contestaban: ‘Eso es bonito. Estarás deprimido cuando su carrera se termine’. Estar aquí ahora y tener este sentimiento de validación, es una locura». Bryant admitió que está trabajando en una serie de novelas: «Me despierto por la mañana y no puedo dejar de escribir, no puedo esperar para ir al estudio».

Las dotes como escritor de Bryant quedan reflejadas en algunas de sus reflexiones en Dear Basketball: «No puedo amarte obsesivamente por mucho más tiempo. Esta temporada es todo lo que puedo darte. Mi corazón puede seguir los latidos, mi mente puede soportar la rutina. Pero mi cuerpo sabe que es la hora de decir adiós».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here