La Federación Mundial de Rugby ha anunciado que analizará el arbitraje y el partido que enfrentó el domingo a España y Bélgica en Bruselas. World Rugby se desmarcó de la designación arbitral del colegiado rumano Vlad Iordachescu, por ser algo que no está entre sus capacidades, pero advirtió que investigará las razones de la misma.

La investigación puede salpicar a España por el episodio protagonizado por los jugadores de los Leones, que acorralaron al árbitro en unas imágenes que han dado la vuelta al mundo. Un incidente que podría acarrear sanciones para jugadores españoles.

Respecto a la designación de los árbitros en los partidos en Europa, que corren por cuenta de francés Patrick Roben, se baraja la posibilidad de que la designación pase a manos de World Rugby, controlando las decisiones para que no se repitan episodios de esta naturaleza. Tampoco se descarta que haya algún tipo de decisión con el árbitro del partido, el rumano Iordachescu, quien salió del campo huyendo en un automóvil que le esperaba en marcha a la salida del campo a la finalización del partido.

Rugby Europe, donde la acción es frenética en las últimas horas, ha comunicado que «el Comité está esperando el informe del supervisor del partido. Además, se reunirá el viernes en Poznan con motivo del campeonato europeo sub 18 y su agenda será modificada. La mayor parte de la reunión estará dedicada al análisis de todas las fases del partido entre Bélgica y España». Cabe recordar que este organismo está presidido por el rumano Octavian Morariu.

La Federación Española de Rugby ha informado que presentará una queja formal por el arbitraje de Iordachescu, puede pedirlo y aportar pruebas. El único hecho que puede demostrar que se lleve a un rematch es que demuestre que alguno de los tres árbitros recibió dinero.

Según ha podido saber A LA CONTRA ya existe un informe del árbitro y del Comissioner Match, Michel Arpaillange, sobre lo ocurrido al final del partido, lo que provocará que el Comité de Disciplina de Rugby Europe tomé decisiones. En caso de que no se produzcan dichas medidas, World Rugby podría entrar de oficio, algo que dado el impacto mediático se da por hecho. Con las imágenes que existen y lo que dice el informe podrían acusar a algunos jugadores españoles de lo que los anglosajones llaman «asalto» al colegiado, lo que conllevaría una sanción no menor de 12 partidos.

1 Comentario

  1. Los partidos se juegan , se ganan o se pierden en el campo de juego , la reacción de los jugadores del seleccionado español es injustificable , más que puedan sentirse perjudicados por las decisiones arbitrales , además genera antecedentes que podrían perjudicar a otros seleccionados de la misma federación a futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here