La complicada historia de Billy Monger se ha iluminado con un deslumbrante rayo. Al joven piloto británico, de 18 años, le tuvieron que amputar ambas piernas en el mes de abril del año pasado tras un terrible accidente en una prueba de Fórmula 4 en el circuito de Donington Park y volverá a subirse a un monoplaza el próximo fin de semana en una carrera de la Fórmula 3 británica. «Es solo una carrera, pero espero poder confirmar mi participación el resto de la temporada». Una carrera, una vida.

El sueño de Billy Monger de llegar a la elite del automovilismo se truncó el 16 de abril de 2017 en una prueba de Fórmula 4 cuando chocó violentamente contra el monoplaza de Patrik Pasma, que estaba parado en medio de la pista de Donington Park. Monger estuvo atrapado en el amasijo de hierros en que se convirtió su coche cerca de dos horas antes de que pudiera ser trasladado a un hospital. Allí, los médicos pudieron finalmente salvarle la vida, pero tuvieron que amputarle ambas piernas.

Su historia conmovió a todo el automovilismo británico y a las grandes figuras de la Fórmula 1. Su equipo, el JHR Developments, creó una página para recaudar fondos que le ayudaran en su dura rehabilitación y pilotos como Lewis Hamilton o Jenson Button se implicaron personalmente y contribuyeron al fondo. El objetivo era recaudar 260.000 libras (unos 300.000 euros) y al final se alcanzó casi el millón de euros.

Ahora, menos de un año después del terrible accidente sufrido, Billy Monger volverá a subirse a un monoplaza en la prueba inaugural de la Fórmula 3 británica en el circuito de Oulton Park. Monger dispondrá de un coche adaptado en el que tendrá como acelerador una palanca situada en la parte derecha del volante, mientras que con otra en la parte izquierda cambiará de marchas. El pedal de freno sí lo podrá pisar normalmente gracias a sus protesis. «Estoy realmente excitado», confesó el joven piloto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here