Inglaterra se ha despertado sorprendida por la eliminación del Manchester City y absorta por lo ocurrido en el Wigan-City a la conclusión del partido. Cuando el árbitro señaló el final del partido, los aficionados del Wigan invadieron el campo, acción terminantemente prohibida en el fútbol inglés.

Los aficionados saltaron al campo para felicitar a sus futbolistas y alguno para increpar a los rivales. Uno de los que sufrió ese asedio fue Sergio Agüero, que se vio envuelto en un incidente al quitarse de encima a un hincha rival. La imagen ha dado la vuelta al mundo, pero el Kun se limitó a defenderse y zafarse del aficionado, sin mostrar más ánimo que el de defenderse ante la presencia amenazante del hincha.

En el día de hoy la FA ha abierto una investigación y ha pedido a ambos clubes su versión de los hechos. Además de haber interrogado a Agüero sobre el incidente que protagonizó. La FA ya ha informado a Agüero que no le sancionará por el incidente. Según revela el periodista Paul Hirst, Kun ha revelado que el hincha se acercó y le dijo al oído: «Suck my dick» (Chúpame la p…»). A estas horas el argentino está estudiando, junto a sus abogados, emprender medidas legales contra el aficionado del Wigan.

Wigan y Manchester City mantienen una rivalidad muy enconada, al tratarse de dos clubes que están separados por muy pocos kilómetros. De hecho, Wigan pertenece al perímetro de la ciudad de Manchester. Eso explica que en la grada del DW Stadium hubiera 6.000 aficionados de los citizens animando a su equipo. El último episodio destacado entre ambos clubes fue la final de Copa ganada por el Wigan de Roberto Martínez al City de Pellegrini por 1-0.

A la conclusión del partido los hinchas locales, como se puede ver en las imágenes que acompañan a esta noticia, se dirigieron hacia donde estaba situada la afición del City para provocarles. En ningún momento se produjo una «celebración festiva», mediando provocación e insultos.

Los hinchas locales llegaron a lanzar vallas publicitarias contra la policía, mientras la afición visitante no se movió de su localización. Las sanciones por saltar al campo son muy duras en Inglaterra. Hace unos días un aficionado del City saltó con su hija a celebrar un gol y el club le ha sancionado con dos años sin entrar al campo. Todo apunta a que el City va a esperar a que concluyan las investigaciones de la FA Cup y a conocer las sanciones que impone, que deberían ser severas para el Wigan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here