El Barcelona rinde esta semana visita al Chelsea en los octavos de final de la Liga de Campeones y la memoria se gira hacia el 6 de mayo de 2009. Aquel día, el árbitro noruego Tom Henning Obrevo se convirtió en el gran protagonista de la semifinal jugada en Stamford Bridge entre ambos equipos.

Chelsea y Barça empataron a uno -gol de Iniesta en el minuto 93-, lo que unido al empate sin goles en el Camp Nou colocó en la final a los azulgrana, pero la actuación del noruego, con hasta cuatro penaltis no pitados a favor del Chelsea, acaparó los titulares de aquel choque.

Nueve años después, Obrevo ha reconocido sus errores en una entrevista concedida al diario Marca. En la misma, el noruego admite que no fue su mejor día, aunque insiste en que fueron errores que puede cometer cualquier árbitro. «Hay días que no estás al nivel que debes tener, pero es cierto que no puedo estar orgulloso de aquel partido«, apunta.

Obrevo, que está retirado en Noruega y alejado del mundo del arbitraje, admite ahora que tanto las manos de Piqué y de Eto’o fueron claros penaltis e incluso reconoce que su labor en aquel partido pueda ser considerada como el peor arbitraje en la historia de la Champions. “Sí, podría ser, pero yo he tenido una larga carrera y no se me puede recordar sólo por ese partido”, matiza.

El noruego recuerda en la entrevista que el cuadro arbitral tuvo que cambiar de hotel en Londres aquella noche y tuvieron que cuidarse durante algún tiempo debido a las amenazas que recibieron. “Hasta 2012 estuvo caliente el tema y ahora se volverán a acordar de mí, pero yo estoy tranquilo. Ya asumí mis errores”, confiesa Obrevo, que se retiró en el año 2013 a los 47 años por una lesión.

1 Comentario

  1. Lei la entrevista y no reconoce nada de eso, solo que tuvo errores.
    Si acaso puede ser que entre esos errores se incluyan la injusta expulsion de Abidal y las manos de Ballack
    Y como tantos otros, ni sabeis escribir su nombre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here