Después del tropiezo ante Francia y con los cuartos en el horizonte, España necesitaba reencontrarse con su juego y con su imagen de favorita para llevarse este Europeo. José Venancio López apostó por un quinteto inicial con Paco Sedano en portería, Ortiz, Pola, Miguelín y Álex, para presionar muy arriba a una Azerbaiyán (con acento brasileño debido a los cuatros nacionalizados cariocas que militan entre sus filas) desde el primer segundo.

Funcionó la intensidad y España sometió pronto al rival, aunque la pólvora estuvo mojada hasta que el entrenador español preparó en su laboratorio una jugada de estrategia en un córner que el pívot de Inter Movistar, Pola, convertiría en el primer gol para España. La Roja se conformó con la tranquilidad del tanto y se fue al descanso más aliviada que otra cosa.

 


 

Como ya ocurriese con los franceses, España cometió el error de salir terriblemente relajada y confiada al inicio del segundo tiempo, hecho que llevó a Paco Sedano a intervenir un par de veces para evitar males mayores y que Azerbaiyán nos metiese la inseguridad en el cuerpo. El partido entró en una fase de equilibrio donde ninguno de los dos arriesgó demasiado, aunque España tomó la iniciativa hasta que le tocó sufrir unos minutos cuando Azerbaiyán, a falta de nueve para la conclusión, decidió apostar por el juego de cinco. 

Tanto la victoria como el empate metían a España en cuartos, pero las tablas nos mandaban a combatir contra la Portugal de O´Rei Ricardinho. Afortunadamente, no será el caso, y España, con oficio, aunque todavía lejos de su nivel, tratará de superar a Ucrania el próximo martes (21:00) para colarse en unas semifinales que ya exigirían un necesario cambio de registro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here