La segunda eliminatoria de cuartos de la Copa del Rey enfrentaba a Real Madrid y Unicaja. El campeón de las cuatro últimas ediciones partía como supuesto favorito, aunque la dureza de los malagueños, que ya derrotaron a los de Laso en la Euroliga, no hacía prever un partido sencillo en el Gran Canaria Arena.

La igualdad entre los dos conjuntos primó durante el cuarto inicial, con Causeur atacando la zona de Unicaja y Salin la defensa exterior de los blancos. En el apartado defensivo el protagonismo fue para Tavares, cuya intimidación va más allá de los dos tapones que colocó en este periodo. Un triple sobre la bocina del fin de cuarto de Causeur colocó el 26 a 23 favorable al Real Madrid.

Con el inicio del segundo cuarto, el partido se convirtió en una sucesión de parciales entre los dos equipos. Los madrileños golpearon primero y abrieron una diferencia de 8 puntos a favor, pero la aparición del tirador Waczynski (3 tripes sin fallo) y la energía y acierto exterior del exmadridista Carlos Suárez (8 puntos) provocaron un parcial de 14-0 favorable a los de Joan Plaza. Los blancos respondieron al arreón malagueño con Campazzo y Rudy Fernández como protagonistas en los dos lados de la cancha, lo que contribuyó a situarse uno arriba en el marcador antes del descanso.

Unicaja salió del túnel de vestuarios con la intención de seguir castigando desde el triple, pero Thompkins mantuvo a los de Laso con 8 puntos. La dinámica del segundo cuarto continuó en el tercero, un 8-0 madridista dio paso a un 5-0 rival; comandado por un fantástico Suárez. El equipo andaluz aprovechó la permisividad de los árbitros para imponerse en la defensa interior y llegar al último cuarto con dos puntos de ventaja.

El partido pintaba bien para el equipo de Joan Plaza, las penetraciones de McCallum y el idilio del polaco Waczynski con el triple dejaron a los malagueños con 7 puntos de ventaja (77-70). La contestación madridista no se hizo esperar, de nuevo, un palmeo y un triple de Rudy dejaron el marcador empatado a 77 a falta de 3 minutos. Aunque el gran protagonista del tramo final fue Facu Campazzo: el argentino anotó, sacó faltas, asistió y robó el balón (con falta no pitada a Nedovic) cuando Unicaja necesitaba un triple para empatar el partido. El Real Madrid acabó llevándose la victoria por 89 a 84, con 18 puntos y 7 asistencias del base argentino.

En semifinales espera Iberostar Tenerife, que ha sorprendido al Valencia Basket en el primer cruce de esta Copa del Rey, con un tanteo final de 72 a 79 favorable a los tinerfeños. Para esta semifinal, el conjunto de Pablo Laso también parte como favorito, pero su rival viene de ganar al vigente campeón de liga. Para ello necesitará un mejor nivel de su estrella Luka Doncic (11 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes), que ha sido poco protagonista en los momentos decisivos; pero si Campazzo sigue haciendo de Llull, el Real Madrid no dependerá tanto de un rendimiento estelar del joven esloveno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here