El delantero italiano del Niza Mario Balotelli fue el protagonista este sábado de un nuevo episodio de racismo en el fútbol. En el partido que su equipo perdió contra el Dijon (3-2), Balotelli recibió insultos de la afición local, con la que se encaró y a la que mandó callar.

Balotelli se quejó de los cánticos racistas al árbitro Nicolas Rainville y éste le amonestó en el minuto 74 por las protestas y por encararse con la grada.

 

 

z/center>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here