La danesa Caroline Wozniacki venció a la rumana Simona Halep por 7-6(2), 3-6 y 6-4 en 2 hornas y 49 minutos en la final del Open de Australia. Es su primer triunfo en un Grand Slam y le permitirá volver a ser este próximo lunes la número 1 del mundo seis años después de la última vez que pisó la cima del tenis. La final estuvo suspendida 10 minutos entre el segundo y el tercer set por las condiciones extremas de calor.

El inicio de Wozniacki fue arrollador y el 5-2 con el que dominaba el primer set nada hacía pensar que esa manga debería decidirse en el tie-break. No se rindió Halep, le entraron las dudas a Wozniacki y la rumana supo aprovecharlo para alargar el primer set. Fue entonces cuando más templados tuvo los nervios la danesa para acabar ganando esa manga.

La humedad y el cansancio acumulado pasaron factura a Halep, que solicitó asistencia médica en el segundo set. Le tomaron la presión y con todo bajo control volvió a la pista para imponerse por 3-6 pese a los calambres que condicionaron su juego.


Aprovechó Halep los diez minutos que estuvo suspendida la final para tomar aire, pero en la reanudación fue Wozniacki la que empezó mandando. Los errores comenzaron a caer de uno y otro lado. Quien mejor supiera aprovechar los de la rival se llevaría el triunfo.

Con 3-4 abajo fue Wozniacki quien parecía con más problemas. Esta vez fue ella la que solicitó la asistencia médica para ponerse un estabilizador en su rodilla izquierda. Enlazó después tres juegos seguidos para ganar su primer Grand Slam y volver a ser la número 1.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here