El #MeToo no es sólo para mujeres», afirma el gimnasta estadounidense de la modalidad de trampolín Andrew Fuller después de denunciar que su entrenador y médico, George Drew, le drogó y abusó de él.

Fuller escribió en su cuenta de Twitter que es «una víctima masculina de abusos». El gimnasta señaló directamente a Drew, director de los programas de trampolín en la federación estadounidense entre 2015 y 2017, de someterle a todo tipo de vejaciones cuando se fue a vivir y entrenar con él a Michigan.

Explica que se sintió «aún más traumatizado por el sistema» cuando intentó denunciarle y por «el estigma» de ser una víctima masculina. Asegura que Drew le obligaba a ingerir pastillas, le llamaba «simio» o «retrasado» y le hacía salir de madrugada en calzoncillos a recoger leña. «Me sentía humillado sexualmente».

Fuller abandonó la casa de Drew después de que una noche le descubriera masturbándose mirando a una gimnasta que estaba inconsciente a causa de los medicamentos que le habría proporcionado el médico.

El gimnasta asegura que aunque Drew abandonó su cargo federativo en 2017, todavía tiene acogidos a varios deportistas en su casa.

Esta denuncia llega después del escándalo de abusos protagonizado por el doctor Larry Nassar en la Federación de Gimnasia de Estados Unidos.


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here