La noticia saltó en la noche estadounidense, madrugada en España, y fue confirmada a todos los efectos por la NBA: Blake Griffin, la megaestrella de Los Angeles Clippers, toma rumbo a los Detroit Pistons en un traspaso múltiple, la primera megaoperación en esta ventana de fichajes de la Liga que culminará en febrero.

En el trade, aparte de Griffin también viajan a Detroit el base Willie Green y el alero Brice Johnson, mientras que los Clippers reciben al base Avery Bradley, al alero Tobias Harris y al pívot Boban Marjanovic así como un pick de primera ronda del draft y otro de segunda ronda.

Griffin formará dupla interior en Detroit con Andre Drummond, máximo reboteador de la Liga,. Con el base Reggie Jackson, conforman un big three con el que los Pistons (22-26) esperan dispararse en la Conferencia Este a la estela de los Celtic y los Cavs.

Sin duda, este movimiento, este bombazo, deja bien claro el proceso de reconstrucción decidido por la franquicia angelina al permitir el traspaso de su máxima estrella. De hecho, Griffin, número uno del draft de 2009, había renovado su contrato el pasado verano son los Clippers para los próximos cinco años a cambio de 173 millones de dólares.

Esta extensión contractual se entendió como un guiño a la afición californiana para paliar la marcha de Chris Paul, que abandono los Clippers con destino a Houston para intentar ganar el anillo junto a James Harden y compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here